El ratón sigue siendo un periférico imprescindible en prácticamente todos los ordenadores del mundo, incluidos portátiles y los convertibles con función táctile. Con mayor o menor uso, al final se requiere de un ratón para determinadas (o todas) las funciones digitales que utilizamos. Sin embargo, las variables opciones que ofrece el uso de un ordenador, así como la propia evolución tecnológica, han motivado la aparición de innumerables tipos de ratón. En este artículo explicamos cómo escoger el más adecuado, para cada uso.

Diseño del ratón: Agresivo o elegante

Los ratones comienzan a ofrecer una similitud tan grande en prestaciones, que es a nivel visual como deben diferenciarse entre sí. Por ese motivo cada vez hay más diseños diferentes, aunque podemos encontrar principalmente dos.

El primer diseño es el agresivo, enfocado sobre todo a gamers y con colores llamativos. Es realmente un periférico vistoso y, por su ergonomía, permite la utilización de su espacio para muchas funciones.

El segundo diseño es el elegante, normalmente de uso profesional o para oficinas. Este tipo de diseño tiende al minimalismo y varía entre blanco y negro hacia excepciones con tonalidades grises. Aquí hay mayor diferenciación de estilos, aunque también los hay ergonómicos que se ajustan a la forma de la mano.

Conectividad del ratón: Cable, Bluetooth o inalámbrico

Hasta hace unos años los ratones, como el resto de periféricos se conectaban por cable. En la actualidad sigue habiendo oferta en este ámbito, más económica y con una precisión perfecta, pero obviamente hay que sufrir el cable.

La opción inalámbrica es la primera que se desarrolló. Se basa en la recepción del dispositivo mediante un conector que, actualmente, se usa en los puertos USB del ordenador. Suelen presentar una buena conectividad, aunque dependen de pilas para su autonomía.

Finalmente está la conexión Bluetooth que, si el ordenador dispone también de esta tecnología, permitirá conectar con el dispositivo, sin necesidad de ocupar puertos USB.

Precisión del ratón: DPIs, óptico y láser

Actualmente hay dos principales tipos de ratón en cuanto a nivel de precisión por movimiento, el óptico y el láser.

A nivel general el láser es más preciso, pero también cuesta más, por lo que en la mayoría de casos el óptico suele ser suficiente para un uso corriente. Para jugadores como para profesionales, por ejemplo, del diseño gráfico, el láser ofrecerá la precisión necesaria. Hay que tener en cuenta en este sentido los DPIs, que representan la precisión del ratón.

Se trata del reconocimiento de puntos por pulgada en la pantalla, cuanto mayores puntos ofrezca, mayor precisión tendrá.

Pero hay que tener cuidado porque una alta precisión puede ofrecer una mala experiencia con el control del ratón. La opción ideal es la que ofrecen algunos periféricos, que permite ajustar el reconocimiento de DPIs al gusto del usuario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here