La compañía china DJI es una de las más importantes en desarrollo y fabricación de drones, hasta el punto de que algunos de los mejores modelos del mercado han sido fabricados por ella. Ahora DJI ha anunciado algo completamente revolucionario, un dron que se pliega sobre sí mismo, por lo que es posible llevarlo de forma cómoda en un bolso corriente. Por descontado, esto implica que el dron, al que han llamado Mavic Pro, es de unas reducidas dimensiones, algo que no ha impedido incluir en él toda la tecnología puntera del sector.

El primer dron portátil

La idea de DJI está basada en el hábito fotográfico actual. Hoy en día es frecuente ver a muchísimos aficionados llevar consigo una cámara fotográfica para captar de forma espontánea aquellos entornos que consideran que merecen una captura de imagen. Esto mismo puede conseguirse con un dron, pero la incomodidad de los modelos estándar impedía que el hábito disfrutara de la consabida espontaneidad.

Ahora con Mavic Pro de DJI ya es posible. Las dimensiones de este revolucionario dron cuando está plegado son de 83 mm por altura y grosor, mientras que la extensión a lo ancho del dispositivo es de 198 mm, tan sólo un poquito mayor que un iPhone Plus. De esta manera, el dron cabe en la palma de la mano y el control remoto que se vende para su funcionamiento es también diminuto, perfectamente compatible con llevarlo en el mismo bolsillo del pantalón.

Alta tecnología para un pequeño dron

Además de sorprender en dimensiones, Mavic Pro de DJI es fascinante por albergar en su pequeñísimo tamaño la más alta tecnología. Por ejemplo, es capaz de grabar vídeo en Ultra HD 4K, de volar más que la media de drones hasta 27 minutos y tiene un potnete detector de obstáculos que impide que choque o que incluso sufra el más mínimo rasguño. De hecho, gracias al posicionamiento por satélite es bastante sencillo controlarlo en un vuelo estabilizado tanto en exteriores como en interiores.

Tiene también función de altura automática y dos sensores clave que aseguran que todo funcione a la perfección, dado que si falla uno, el otro se activa para mantener las prestaciones de vuelo al máximo. A todo ello se le unen funciones de facilidad de vuelo y mejora de la experiencia del usuario como sincronización con el teléfono móvil para controlarlo desde él, Tapfly para simplificar el pilotaje, compatibilidad con las gafas DJI Goggles y un frenético modo Sport para acelerar hasta los 65 Km/h.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here