Tipos de malware

En Technoreviews nos apasiona hablaros de seguridad informática. Por eso hace poco hacíamos un repaso por las mejores VPNs, ¡y por eso hoy venimos a hablaros sobre qué es el ransomware y cómo funciona! Resulta que no todos los hackers malintencionados buscan únicamente fastidiarnos, sino que hay algunos cuyo principal objetivo es lucrarse económicamente con ello. ¿Y cómo consiguen monetizar algo así? ¿Robándonos los datos de nuestras cuentas bancarias y vaciándolas sin que nos demos cuenta? No, con esta modalidad de chantaje consiguen que les demos el dinero nosotros mismos. Eso sí, hoy vamos a daros todas las claves para que no tengáis que lamentar los efectos de un ataque de ransomware, ¡tomad buena nota!

¿Qué es un ransomware?

Antes de entrar más a fondo en la definición de ransomware, os daremos un dato que podéis comprobar vosotros ahora mismo y que os ayudará tremendamente a comprender el concepto. Si ponéis ‘ransomware’ en el traductor de Google os diré que, en inglés, significa ‘secuestro de datos’, y de eso precisamente va la cosa. A la hora de hablar de qué es el ransomware, nos toca hablar de ataques malintencionados a nuestros equipos informáticos.. Eso sí, los piratas que los llevan a cabo no se dedican a eliminar toda nuestra información, al menos no de entrada. ¿Entonces?

Un ataque de ransomware bastante algo más estructurado que una simple infección de virus, un troyano o un gusano., Y es que con él no solo se pretende hacer la puñeta al usuario afectado: el principal objetivo de ransomware es sacarnos los cuartos. O lo que es lo mismo, bloquear nuestros datos para liberarlos a cambio de un rescate que deberemos pagar en forma de cash. Este daño, que a nivel personal es un destrozo, se convierte en un auténtico quebradero de cabeza a nivel empresarial. Y es que una cosa es perder algunas fotos, o las claves de una cuenta bancaria personal, y otra muy distinta es perder millones de euros, a veces decenas de ellos, hasta conseguir recuperar la normalidad.

En estos casos, los cacos no son tontos, suelen exigir el pago en criptomonedas, mucho más difíciles de rastrear por parte de las autoridades. Y ahora que sabemos qué es el ransomware, ¿cómo funciona? Lo primero que necesita, como la gran mayoría de virus, es que le abramos la puerta. Un email con un enlace, un pendrive infectado, una web maligna que no vemos venir… Después, el secuestro. Y, si no lo solucionamos… entonces es cuando se viene la catástrofe.

¿Qué hacer si sufres un ataque por un ransomware?

Lo primero que se nos viene a la cabeza tras un ataque de ransomware es cómo eliminarlo. Se trata de un malware pensado para grandes empresas, por lo que lo más probable es que nos pidan cantidades desorbitadas. De todos modos, aunque pagásemos, nadie nos garantiza que no fuesen a querer volver a aprovecharse. Desencriptar un ransomware es prácticamente imposible, de ahí que muchas grandes compañías prefieran terminar pagando el consabido rescate a intentarlo siquiera. Así las cosas, solo nos queda ver qué hacer para no ser infectados por ransomware, cómo evitarlo.

Llegados a este punto, debemos tener en cuenta tres vías distintas, pero totalmente complementarias, con las que siempre debemos ser especialmente pulcros:

  • La primera es que debemos tener siempre un antivirus activo. Hay opciones gratuitas muy competentes, como Avast, aunque en este tipo de casos solemos estar más protegidos si pagamos por ello.
  • Lo segundo que debemos hacer es habituarnos a hacer copias de seguridad de nuestros archivos. Los backups dan muchísima pereza, pero ahora que sabemos qué es el ransomware, sabemos que tener nuestros archivos replicados es un seguro de vida ante una situación así. Eso sí, conviene tenerlos controlados en un servicio en la nube o en un disco duro externo sin conexión a internet. ¿Por qué? Porque si los dejamos en el mismo PC que los originales… ¡quedarán todo encriptados e inservibles!
  • Por último, siempre debemos ser muy responsables tanto con el tipo de enlaces a los que accedemos como con los archivos que abrimos en nuestros ordenadores. Si no confiamos en la fuente, lo mejor es pasar del tema.

Esto, como os decimos, para prevenir el ransomware. Porque en caso de ser infectados solo nos queda denunciar y rezar, pero lo más probable es que no nos sirva ninguna de las dos cosas.

Tipos de ransomware

Con los tipos de ransomware ocurre como con las borrascas últimamente: los conocemos más por sus sobrenombres que por su nombre técnico. Dos buenos ejemplos de ransomware que ilustran esto que os decimos con el ransomware Egregor (sucesor de Maze) y el ransomware Roger. Ellos dos solitos han tenido preocupado al mundo entero durante los últimos tiempos. Sin embargo, a la hora de saber qué hacen uno u otro tipo, conviene saber cuáles son y a qué nos enfrentamos con ellos:

  • El tipo de ransomware más temible son los filecoders, ¿os suena de algo el mítico WannaCry? La gan mayoría de este tipo de amenazas son filecoders, y se caracterizan por darnos un tiempo determinado: o pagamos, o nuestros archivos serán destruidos por siempre jamás.
  • El scareware asusta porque nos llena la pantalla de anuncios de repente. Sin embargo, perro ladrador, poco mordedor. Si alguna vez tenéis que enfrentaros contra un ransomware, que sea contra uno de estos. Son los más sencillos de eliminar, normalmente con un buen antivirus.
  • Otro de los clásicos entre los clásicos es el típico mensaje que nos dice que nuestras contraseñas han sido robadas. O que tienen vídeos nuestros en situaciones comprometidas que se difundirán en caso de que no hagamos frente al pago. Este tipo de malware se llama ransomware de doxing, y es el cebo que utiliza para que le abramos la puerta. ¡Lo mejor es pasar de él!
  • Por último, los screenlockers bloquean directamente las pantallas de nuestros dispositivos. Esto ha hecho que cada vez sean más utilizados contra nuestros smartphones, así que ojito, que la cosa es seria.

Hay empresas que deciden afrontar pérdidas millonarias antes que sucumbir ante el chantaje de estos malhechores informáticos. Ya sabéis, más vale prevenir que curar, ¡y en este caso la cosa es literal!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here