cartuchos de impresora

Cuando hablamos de reciclar, lo primero que se nos viene a la cabeza son el contenedor azul del papel o el amarillo de los recipientes. Como mucho, caemos en las capsulitas de aluminio en las que viene envasado el café de moda, pero… ¿qué pasa con los cartuchos de impresora? Es cierto que cada vez las utilizamos menos, pero siguen aguantando ahí como unas jabatas, ¡por no hablar de los toners de fotocopiadoras y modelos industriales! Reciclar cartuchos no solo nos ahorra un pico, sino que ayuda, y mucho, a proteger el medio ambiente. El problema es que muchas veces no sabemos dónde hacerlo, o qué le estamos ahorrando a la naturaleza haciéndolo, pero después de nuestro post de hoy… ¡eso se va a acabar!

Cómo y dónde reciclar los cartuchos de tu impresora

Cierto, de un cartucho de tinta no sale gran cosa, pero si todos nosotros los reciclásemos, la historia cambiaría. Según hemos podido leer, por cada 100.000 cartuchos reciclados pueden recuperarse una gran cantidad de materiales con los que hacer nuevos cartuchos o infinidad de nuevos productos. Concretamente, y aunque no os lo creáis, podríamos recuperar todo esto:

  • 40.000 kilos de plástico
  • Cerca de 10.000 kilos de aluminio, reciclable al 100%
  • Alrededor de un millón de litros de aceite

La cosa es, ¿dónde reciclar cartuchos de impresora? ¡No hay contenedores específicos para ello! La forma más sencilla de hacerlo es yendo a uno de los numerosos comercios que nos descuentan un porcentaje del precio de los nuevos cartuchos si le llevamos los nuevos. Sin duda alguna, una buena forma de potenciar esta opción. Otra cosa que podemos hacer es ponernos en contacto con el fabricante y ver qué opciones nos proponen. Otra cosa que podemos hacer es visitar la web puntoreciclaje.com y consultar en qué zonas de nuestra existen lugares que se dedican a recogerlos para reciclarlos. Por falta de opciones no será, desde luego, solo hay que ponerle ganas!

¿Cómo reciclar cartuchos de impresora? En realidad, el proceso es bien sencillo. Se abren los cartuchos de tinta, se sustituyen las partes desgastadas, se rellenan, se comprueban y listos, de nuevo al trabajo.

Otra forma de reciclar los cartuchos es volver a utilizarlos nosotros mismos; es decir, recargarlos. Basta con acudir a un comercio especializado con nuestro cartucho, elegir el tipo de tinta que queremos meter dentro y llevarnos nuestra compra… ¡por cerca de la mitad de lo que nos habría costado comprarlo nuevo! Si nos llevamos las bolsas al súper para no pagar unos céntimos… ¿no vamos a hacer lo propio con los cartuchos?

¿Son válidos los cartuchos de impresora reciclados?

A pesar de que hasta hace unos años utilizar cartuchos reciclados, también llamados compatibles, era sinónimo de estropear nuestra impresora, podemos decir con tranquilidad que a día de hoy no hay ningún problema. La tinta es de la misma calidad de la original, y el cartucho está en perfectas condiciones para volver a utilizarse, ¡el progreso, amigos! Además de ser válidos y de salir más económicos, los compatibles cuentan con otra ventaja con respecto a los consumibles. Con ellos, al contrario que en los originales, la máquina sí que aprovecha hasta la última gota de tinta. La de veces que  hemos ido a quitar un cartucho y hemos visto que aún podría haber seguido imprimiendo no pocas páginas… ¡qué rabia da, oye!

Tal y como hemos dicho antes, en el proceso de reciclado se incluye la sustitución de las piezas que hayan podido sufrir algún tipo de desgaste. Esto hace que, aunque no sean cartuchos a estrenar, sí que ofrezcan un funcionamiento y un uso prácticamente idénticos a los nuevos de fábrica. ¿Dónde está el truco entonces? Pues en que no todo el mundo lo sabe, o no a todo el mundo le apetece reciclar los suyos… y esos son los que pagan doble. A lo mejor, si tuviesen claro lo que vamos a contaros en el siguiente apartado, se lo pensaban dos veces antes de gastarse el dinero… por mucho que les pueda estar sobrando en los bolsillos.

Ahorro que supone su reciclaje y protección al medio ambiente

En anteriores apartados ya os hemos comentado que tanto reciclar cartuchos de tinta líquida como de toner, tinta en polvo para impresoras láser, puede suponer cerca de un 50% en el precio final del producto. Solamente este nos parece motivo más que de sobra para no pensárselo dos veces, pero si aún así no termináis de verle la utilidad al reciclaje de cartuchos… quizás deberíamos contaros lo que supone de cara al cuidado del medioambiente. Por desgracia, aunque nos son de gran utilidad, la práctica totalidad de los materiales que componen los cartuchos resultan potencialmente nocivos tanto para la flora como para la fauna.

Esto hace que reciclar cartuchos de impresora sea algo realmente necesario si no queremos terminar pagándolo a corto-medio plazo. Aquí os dejamos algunas de las ventajas que supone este tipo de reciclado:

  • Ahorro considerable en energía a la hora de fabricar nuevos.
  • Cada año se tiran a la basura 4.000 millones de cartuchos de tinta. Si en vez de en los vertederos terminasen en plantas de reciclaje, teniendo en cuenta los datos que os contábamos al principio, podrían reutilizarse miles y miles de kilos de materiales peligrosos para nuestros ecosistemas.
  • Teniendo en cuenta que para fabricar un cartucho de tinta se necesitan en torno a 20 litros de petróleo, el CO2 que dejaríamos de emitir hacia nuestra atmósfera si reciclásemos sería una auténtica barbaridad, lo que supondría un respiro con el efecto invernadero.

Ya hace años que marcas como HP decidieron centrar gran parte de su producción en el reciclado de cartuchos. Sí, puede que con ellos ganen un poco menos, pero para HP reciclar cartuchos se ha convertido en toda una línea de producto de lo más beneficiosa. Si vendes más barato, pero vendes más, al final estás haciendo el mismo negocio, aunque dañando muchísimo menos a nuestro planeta. Sin duda, una buena excusa para hacer las cosas un poco mejor, ¡ojalá todas las empresas decidiesen emprender iniciativas como esta!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here