A la hora de realizar grabaciones en movimiento, sobre todo en aquellos deportes (más aún si son extremos), las cámaras Go Pro han monopolizado el liderato en ventas y, obviamente, también en calidad de especificaciones. Sin embargo parece haber aparecido una nueva empresa que quiere ponerle las cosas difíciles al actual rey. El objetivo es nada menos que quitarle la corona.

¿Qué es lo que importa en estas cámaras?

Antes de entrar a hablar del nuevo actor en este mercado cada vez más demandado por los amantes de las grabaciones en acción, hay que tener en cuenta las necesidades de estas cámaras. La más importante de todas es la relativa a la estabilización.

Disponer de una cámara que nos grabe encima de una bici de montaña de poco servirá si la imagen se constantemente borrosa e inestable. Obviamente, la calidad de la grabación en cuanto a definición y resolución también es un punto muy importante.

En este sentido la grabación 4K está a la orden del día. Pero no sólo eso, también es importante el sistema de edición, la grabación del audio ambiente, etc. Por último, hay que destacar la necesidad de que la cámara sea un accesorio fácil de utilizar.

La alternativa a Go Pro

Este tipo de cámaras se sitúan en cascos, en distintas partes de un vehículo o van acopladas a los ya conocidos palos o sticks con los que se puede conseguir ángulos impresionantes. Todas estas características las cumple la nueva cámara Revl Arc, que tras un éxito en su proyecto de financiación podría estar a la venta a finales del año 2016.

Características de la Revl Arc

Se trata de una pequeñísima cámara de forma cilíndrica que, en lugar de ser lisa, contiene múltiples aristas que permiten un control de la misma en cualquier circunstancia y, prácticamente, con todo tipo de accesorios de enganche. Lo más importante que comentábamos anteriormente es lo relativo a la estabilización de imagen.

Esta nueva Revl Arc hace uso de tecnología magnética para elevar a un nivel nuevo este concepto. Para ello hace uso de un nuevo accesorio denominado gimbal motorizado, que está ubicado en la parte de detrás de la cámara. El resultado, que ha podido verse en vídeos de presentación, es absolutamente perfecto, con una estabilización hasta el momento inimaginable y que, realmente, pone en serios aprietos a las actuales Go Pro.

A nivel de calidad, cumple con el requisito de grabación 4K a 30 fps, así como Full HD a 120 fps o 720p a 240 fps. Además tiene una autonomía más que suficiente de 90 minutos, perfecta para la grabación de cualquier práctica deportiva sin importar su duración. Obviamente también resiste con gran entereza elementos externos como el agua o el polvo, de forma que se puede utilizar sin preocupación en los entornos más extremos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here