tratar la adicción al móvil

¿Conoces el significado de la palabra tecnoadicción? Seguro que sabes a qué nos referimos. En este post vamos a hablar de los distintos tipos de adicciones a las nuevas tecnologías que existen, cómo identificarlas y cómo de difíciles de aplicar son las soluciones a este problema.

¿Qué son las tecnoadicciones?

¿Te has parado a pensar alguna vez cuánto tiempo dedicas al día a las redes sociales? A veces ni siquiera hay nada nuevo que ver o leer; simplemente, navegamos sin parar para pasar el rato, jugamos a videojuegos o navegamos por internet sin un motivo. Este tiempo excesivo que pasamos con nuestro smartphone en la mano puede provocarnos deseo, necesidad e incluso ansiedad, y entonces pasa a convertirse en un serio problema. Esto ocurre más a menudo de lo que nos pensamos y en todas las edades, porque nadie se escapa de esto, sea adolescente o adulto. Esta dependencia del teléfono móvil es lo que ya se conoce como tecnoadicción.

Las tecnoadicciones son los problemas derivados de la utilización de las nuevas tecnologías relacionados con el uso abusivo de las mismas, ya sea el ordenador, el teléfono móvil o la tablet. Se le llama también tecnodependencia y puede ser un síndrome realmente problemático si se realiza de manera compulsiva.

Este deseo incontrolable de estar conectado a las TIC todo el día es un fenómeno que se ha agudizado desde la irrupción del smartphone, debido al fácil acceso que tenemos a internet, al alcance de nuestra mano en casi cualquier lugar.

Tipos de tecnoadicción

Aunque, en esencia, la tecnoadicción es lo mismo en todos los casos, ya se distinguen diferentes tipos de tecnoadicciones. Las más frecuentes son las siguientes:

Ciberadicción

Es la adicción a internet. Se le conoce como trastorno de adicción a internet (en inglés ‘internet addiction disorder’ o IAD) y se produce cuando el uso abusivo de internet interfiere en la vida diaria de las personas. No hay consenso entre los médicos a la hora de calificarlo como una patología.

Síndrome FOMO

Son las siglas de ‘fear of missing out’, que significa ‘miedo de perderse’, y hace referencia al miedo a perderse algo que ocurra en redes sociales. Está reconocido como patología psicológica y se produce entre quienes necesitan con ansiedad estar conectados todo el día a internet.

Nomofobia

Deriva del inglés ‘no-mobile-phone phobia’ (fobia a no tener teléfono móvil) y quien lo padece siente que, en el momento en el que no puede disponer de su dispositivo electrónico,  está incomunicado. En este caso, por ejemplo, olvidar el smartphone en casa o ver que se queda sin batería puede generar ansiedad.

Soluciones a la tecnoadicción

La adicción al móvil es un problema relativamente ‘nuevo’ y, por eso, no existe todavía un consenso generalizado a la hora de diferenciar los distintos tipos de tecnoadicciones que existen. Eso significa que tampoco hay demasiados estudios sobre cómo tratar a los adictos al móvil y a las nuevas tecnologías en general.

Sí se ha establecido ya una definición de tecnoadicción y se han detectado algunos de los síntomas que ésta produce:

  • Necesidad de comprobar de manera compulsiva todas las redes sociales, correo electrónico y demás aplicaciones.
  • Trastornos del sueño.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Problemas para relacionarse y socializar con otros.

De momento, hay escasa información al respecto y los profesionales están investigando qué soluciones hay para las tecnoadicciones, tanto desde el punto de vista educativo como sanitario, puesto que internet está en nuestro día a día y es muy difícil desprenderse de algo a lo que se es adicto si tienes que utilizarlo en el trabajo, en clase, en casa y casi en cualquier parte.

En lo que sí coinciden los expertos es que hay que realizar primero un diagnóstico certero para poder así tratar de modificar comportamientos, pautas, actitudes y valores relacionados con la tecnología.

Hay que poner un nombre a la adicción al móvil que cada persona padece pero luego hay que saber cómo afrontarlo, puesto que no es posible la eliminación total del uso de las nuevas tecnologías.

También indican los expertos que el tratamiento es prolongado puesto que, al no poder apartarse del todo del smartphone y de internet, el riesgo de recaída es constante y son muchas las veces en las que se dan pasos atrás a lo largo del proceso. Por tanto, las soluciones a las tecnoadicciones son bastante complicadas de aplicar.

Adicción al móvil en adolescentes, un caso común

Si hay un grupo de población realmente expuesto a padecer tecnoadicciones ése es el de los adolescentes. Son los más jóvenes los que mayor uso hacen del smartphone a lo largo del día: chats, redes sociales, juegos adictivos, llamadas, videollamadas… Un mal uso y un uso abusivo de las nuevas tecnologías puede generar una adicción y, de hecho, cada vez más padres acuden a consultas médicas preocupados por este comportamiento de sus hijos respecto de las nuevas tecnologías.

Según datos del Ministerio de Sanidad del año 2020, un 80% de los jóvenes usa el smartphone de forma intensiva y un 18% de adolescentes de entre 14 y 18 años hace un uso compulsivo de su teléfono móvil. Eso significa un gran riesgo de padecer una tecnoadicción.

La necesidad de aceptación de los más jóvenes convierte a este grupo en el más vulnerable respecto a la adicción al móvil.

Y no siempre es fácil diferenciar un abuso de una adicción, ya que todos, adolescentes y adultos, nos encontramos más veces de las que quisiéramos a lo largo del día con el smartphone en la mano.

Para identificar si un adolescente puede estar sufriendo una tecnoadicción, hay que responder a varias preguntas:

  • ¿Se irrita si se le limita el tiempo de uso del móvil?
  • ¿Suelta el móvil a la primera si se lo pides?
  • ¿Descuida sus deberes o exámenes por estar con el móvil?
  • ¿Cada vez se pasa más tiempo con el móvil?
  • ¿Ha perdido el interés por otras actividades que antes le gustaban?
  • ¿Miente para ocultar el tiempo que está con el móvil?
  • ¿Se acuesta muy tarde por estar con el móvil?

Si has respondido afirmativamente a más preguntas de las anteriores de las que te gustaría, quizá sea el momento de pedir ayuda profesional para hacer frente al problema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here