Samsung ha dado un nuevo paso en la transformación digital del hogar, con la presentación de unas nuevas televisiones que se presentan como una fusión entre imagen en movimiento y arte.

Para conseguirlo ha tenido que innovar en diseño de interiores, tecnología de cableado y, por descontado, desarrollo de la pantalla del televisor. Lo ha conseguido de forma satisfactoria, hasta el punto de que realmente ha conseguido dar un nuevo paso en la evolución de este sector.

Samsung The Frame

La colección que se ha presentado será comercializada como Samsung The Frame y de forma muy resumida y directa, supone la posibilidad de convertir nuestra televisión en un cuadro.

Siendo más específicos, la realidad sorprende por la calidad de su presentación. La televisión permite transformarse en un cuadro de imagen fija o en movimiento cuando está apagada. Para ello el usuario tiene que elegir entre 100 obras artísticas clasificadas en 10 categorías diferentes.

Como complemento para mayor realismo, se le puede añadir a la estructura biseles de diferente acabado, con lo que la simulación de ser un cuadro real será todavía mayor. Además, la pantalla adecúa la iluminación en función de la luz de la estancia en cada momento, minimizando al máximo la sensación de poder estar ante un producto digital.

En realidad, como imagen fija, Samsung The Frame no se distingue de cualquier otro cuadro que haya en la habitación.

Los cables invisibles

Uno de los efectos que mejor ha permitido que Samsung The Frame sea una realidad está basado en la invisibilidad aparente de sus cables de conexión.

Hasta el momento, toda pared colgada en la pared implicaba la existencia de unos antiestéticos cables que bajaban hasta el suelo, rompiendo con ello el efecto de tecnología limpia y minimalista que ofrecen los diseños de televisiones actuales.

Samsung ha presentado por ello en París estos cables de fibra óptica patentados que, además, aprovechan una caja externa desde la que obtienen todas las conexiones, en lugar de hacerlo directamente desde un panel trasero de la televisión.

El resultado, es la presencia de unos cables completamente imperceptibles al ojo humano salvo que se acerque mucho al dispositivo. Samsung The Frame estará a la venta en modelos de gama alta de la marca, que lleguen a las 55 o las 65 pulgadas y por un precio aproximado de unos 2.000 euros, una cifra aceptable en base a lo que las televisiones actuales de esta categoría suelen presentar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here