Steam Deck es la consola portatil de valve

Si hablamos de Valve puede que haya por ahí algún inconsciente que no sepa a qué compañía nos referimos. Sin embargo, si os contamos que fueron los que crearon maravillas del entretenimiento como Counter Strike, Half Life, Dota 2 o Portal, seguro que la cosa cambia. La verdad, en este blog os hemos hablado en alguna ocasión de videoconsolas retro, o de cómo sacarle partido a un miniordenador como Raspberry Pi, pero creemos que nunca os habíamos traído algo tan bruto como la Steam Deck.

La verdad es que lanzar una nueva plataforma para jugar a videojuegos en tiempos en los que Sony, Microsoft y Nintendo se baten el cobre por ver cuál es la mejor de todas nos parece algo de lo más atrevido. Y en tiempos en los que existen, además videoconsolas virtuales como Google Stadia, que podemos ‘llevar’ a cualquier parte sin tener que transportarla. Eso sí, en esto último parece que es precisamente donde reside la fortaleza de la consola portátil de Valve. ¿Cómo? ¿Una portátil en una época en la que la potencia es la que manda? Nadie ha dicho que esta consola portátil Steam Deck vaya corta de potencia, más bien todo lo contrario.

De hecho, si disfrutasteis de las distintas versiones de PSP lanzadas por Sony, buscáis algo más adulto que Switch y queréis alucinar en colores, deberíais seguir leyendo el artículo que os traemos hoy. ¿Os imagináis poder llevar todo el poderío de Steam en una consola portátil? Pues dejad de imaginar, ¡porque Steam Deck está a la vuelta de la esquina!

¿Qué es la Steam Deck?

Habrá más de uno que opine que una consola para juegos de Steam es una auténtica chorrada, que para eso ya están los ordenadores, pero… ¿y si os contamos que se trata de una consola portátil? Ahí la cosa cambia, ¿verdad? 

Aunque a los gamers tradicionales les costó un poco eso de dejar de comprar sus copias físicas para empezar a disfrutar de comprar en tiendas online como Steam, lo cierto es que a día de hoy resulta algo de lo más normal. Eso sí, tenemos la limitación de tener que estar en nuestros ordenadores para poder jugar, ya que ni es posible hacerlo en nuestros smartphones ni, seamos sinceros, se antoja como la mejor de las posibilidades. 

Pues bien, Steam Deck es una plataforma portátil que viene a llenar ese hueco. El de cuando tenemos que dejar nuestro ordenador atrás pero no queremos renunciar ni a nuestros títulos preferidos ni, por supuesto, a su calidad gráfica. ¿Os imagináis una PSP con pantalla king size, la potencia gráfica de PS5 o Xbox Series y batería suficiente como para disfrutar de una buena sesión gaming? En ese caso, ya empezáis a haceros una idea de lo que viene siendo Steam Deck.

Ahora bien, si hace unos años nos habría alucinado estar ante una consola así… ¿merece la pena Steam Deck a día de hoy? Desde luego, la pregunta tiene su aquél. Tanto es así que hoy os hemos preparado un artículo de lo más extenso en los que vamos a explicaros, paso por paso, por qué sí merece o por qué no merece la pena que os hagáis con ella. Desde luego, si pasáis mucho tiempo muerto en el metro o el AVE puede ser una grandísima opción. Eso sí, ¡esposaos a ella como si fuese un maletín de dinero!

¿Se puede usar como consola de sobremesa?

Lo cierto es que Valve ha tomado como referencia el concepto de Nintendo Switch a la hora de desarrollar su Steam Deck y se nota, ¡para bien! Realmente, aunque una consola portátil suene apetecible, con una potencia gráfica como la suya sería un auténtico desperdicio no poder conectarla a un televisor de grandes dimensiones. Por fortuna, parece que Valve ha tenido esto muy en cuenta, y es que para viajar está bien, pero cuando llegamos a nuestro destino y vamos a pasar unos días fuera, poder disfrutar a lo grande es una auténtica gozada.

¿Y cómo lo consigue? ¿Creando un entorno wifi compartido con el que llevar su señal a la smart TV? Podría, desde luego, pero lo más probable es que el lag no nos dejase disfrutar como se debería de la experiencia. Por eso la compañía ha decidido tirar de todo un clásico para que podamos usar nuestras Steam Deck como consola de sobremesa: la conexión por cable. De hecho, habrá dos formas de poder jugar en una pantalla más grande:

  • La primera, la más ‘pro’, una estación de conexión que habrá que adquirir por separado. Lo malo de esto es que supondrá un sobrecoste que, tal y como veremos un poco más adelante, puede ser inabarcable para muchas economías, al menos en un principio. Eso sí, está claro que será la opción que mejores resultados nos ofrezca, ya que está creada específicamente para este menester.
  • La otra opción, válida también pero que nos ofrece algo menos de calidad, será utilizar un HUB USB.

Sea como fuere, lo cierto es que el mero hecho de poder disfrutar de videojuegos como Death Stranding en una portátil nos parece una barbaridad. Y el hecho de, llegado el caso, poder conectar nuestra Steam Deck a un monitor o televisor de mayores dimensiones, todo un acierto.

¿Merece la pena comprar Steam Deck?

La verdad es que si hace un par de años nos hablan sobre Steam Deck, nos habríamos dado tortas por hacernos con una. Sin embargo, a día de hoy hay quien piensa que no sería una inversión muy acertada. ¿Y eso por qué? Pues porque la llegada de Google Stadia, Nvidia Geforce Now y plataformas similares está haciendo cambiar la industria del videojuego hacia otro tipo de modelo. El streaming que tanto éxito ha tenido en las películas, las series o la música, está imponiéndose también en este ámbito, y aquí Steam Deck tendría la batalla completamente perdida.

Es decir, aunque las especificaciones de Steam Deck hacen que Valve hable de ella prácticamente como de un ordenador portátil (no van muy desencaminados), el desembolso que supone pronto será innecesario. Esto se deberá a que, poco a poco, podremos acceder a títulos cada vez más avanzados desde cualquier dispositivo. Sin necesidad ninguna de un despliegue de potencia física, ya que el juego en sí se ejecutará en los servidores del servicio en cuestión. Eso sí, si no sois de mirar tan a largo plazo, si os gusta disfrutar del momento, la Steam Deck de Valve nos parece una compra realmente fabulosa.

Al fin y al cabo hubo quien compró su smartphone con 5G antes que nadie y va a tener que cambiar de terminal antes de poder sacarle partido, ¡exactamente lo mismo que los primeros compradores de una tele 4K! Es posible que, para cuando el streaming de videojuegos se normalice, ya le hayáis sacado todo el partido que pudieseis a Steam Deck, así lo que de si es buena o mala compra, como todo en esta vida, es relativo. A nosotros nos parece que sí, que merece la pena comprarla, ¡sobre todo pensando en un corto-medio plazo!

Mucho más que una videoconsola

A pesar de que su uso principal es lúdico, Valve no vende su Steam Deck como una videoconsola, sino como un ordenador que puedes conectar a cualquier monitor o televisor y al que puedes ponerle además cualquier ratón y teclado para exprimir al máximo la experiencia. Y eso no es todo:

  • Pantalla táctil de 7 pulgadas.
  • 16 Gb de RAM.
  • Dos de sus tres configuraciones son SSD, lo que nos asegura unos tiempos de carga mínimos y una agilidad máxima.
  • Cuenta con dos trackpads que reflejan muy fielmente la experiencia de jugar con un ratón.
  • También tiene un procesador AMD Athlon personalizado que se asemeja muchísimo que, lejos de parecerse al de Nintendo Switch, comparte bastante más puntos en común con los de PS5 o Xbox Series.

Por eso os decíamos que para nosotros sí que es un artículo que merece la pena comprar. Puede que dentro de 3 o 5 años el streaming se haya impuesto, pero tener a día de hoy la potencia de una videoconsola de última generación en cualquier lugar es una auténtica gozada.

Cierto, para nosotros, un fallo es no poder utilizar formatos físicos con ella, de entrada solo podrán utilizarse videojuegos comprados en Steam, aunque al fin y al cabo, viendo cómo se llama la plataforma, no nos queda otra que aceptarlo. Al final, de la alianza entre estas dos compañías es de donde nace esta auténtica maravilla, así que toca jugar según sus normas. Eso sí, teniendo en cuenta que la mayoría de los gamers llevamos años usando Steam, tampoco es una cosa que nos vaya a suponer un problema. ¡Si ni los portátiles vienen ya con lector de DVD!

Por cierto, os hemos hablado de 3 modelos de Steam Deck, ¿queréis saber en qué se diferencian? ¡Os lo contamos!

Los modelos de Steam Deck

Si PS5 tiene un modelo con discos físicos y otro totalmente virtual, y Xbox Series sacó a la venta dos versiones con distintas potencias, con Steam Deck tendremos hasta tres modelos entre los que elegir. Físicamente son idénticos, no tenemos noticias de que vayan a ser diferentes, ni siquiera de que vaya a poder elegirse un color distinto al negro. ¿Y entonces? ¿En qué se diferencian? Vamos a verlo.

  • Almacenamiento de 64GB eMMC.
  • Memoria interna de 256GB NVMe SSD.
  • Almacenamiento de 512GB NVMe SSD.

Todas ellas serán ampliables con tarjetas MicroSD, pero además de convenir tener la mayor capacidad posible de forma nativa para no tener que estar haciendo piruetas con el almacenamiento, las dos opciones SSD tendrán menos tiempos de carga y sus sistemas se iniciarán mucho más rápido, exactamente lo mismo que ocurriría con un ordenador.

También hemos leído que el modelo más caro, además de serlo por su configuración de memoria, lo será por contar con una pantalla distinta a los otros dos. Concretamente, con una antirreflectante de primera calidad que además irá acompañada de un teclado virtual de primera calidad.

Por cierto, en el apartado anterior se nos olvidó comentar algo sobre su sistema operativo: ¿contará esta Steam Deck con Windows? Al parecer, no, o al menos no al principio. Valve ha desarrollado una forma de funcionar que resulta ideal para el uso que ha estimado que se le dará a su videoconsola. Eso sí, si de verdad presume de que en realidad es un ordenador, es posible que más adelante investiguen una forma de ofrecernos mucho más de la mano del sistema operativo de Microsoft.

Si esto es así, la Steam Deck nos parecerá todavía una mejor inversión, ¡tendremos todo un centro de trabajo que llevar a todas partes!

Precio de Steam Deck y fecha de lanzamiento

Y llegamos a una de las partes más interesantes del artículo de hoy, ¿cuánto nos tocará desembolsar para obtener nuestra propia Steam Deck? La verdad es que el modelo básico tiene un precio bastante interesante teniendo en cuenta lo que cuestan tanto PS5 como Xbox y que es una alternativa de lo más viable a ellas. Sin embargo, las dos versiones más avanzadas de la plataforma de Valve se suben un poco de precio, algo más que justificado al contar con mayor memoria interna y ser esta SSD. Pero vayamos al grano, ¿cuál es el precio de Steam Deck en sus distintas formas?

  • Almacenamiento de 64GB eMMC por 399 dólares.
  • Memoria interna de 256GB NVMe SSD, por 529 dólares.
  • Almacenamiento de 512GB NVMe SSD, por $649.

Como veis, el hecho de que una consola portátil valga un 50% más que las barbaridades de Sony y Microsoft es algo excesivo, así que confiamos que las ventajas de adquirir el modelo más caro, como la pantalla de calidad superior, se dejen notar lo suficiente como para optar por el modelo más caro de Steam Deck.

¿Y cuándo se pone a la venta el ingenio de Valve y Steam? Hay analistas que comentan que es imposible que llegue antes de bien entrado 2022, pero la compañía asegura en su página web que podremos tenerla en nuestras manos a finales de 2021. La verdad, en vista de lo complicado que está siendo adquirir una consola de 5ª generación, esta maravilla se perfila como una grandísima alternativa, ¡aunque antes nos gustaría poder verla en acción!

Hasta el momento no tenemos por qué dudar de la hoja de ruta marcada por Steam Deck, así que conservamos todas nuestras ilusiones intactas. Eso sí, atentos, porque no habrá unidades para adquirir libremente.

Ya puedes reservar tu Steam Deck

A la hora de adquirir nuestra Steam Deck, tendremos que pasar antes por un proceso de reserva de nuestra videoconsola. No es ninguna exageración, podremos reservar nuestra consola desde alrededor de 5€ y pagar el resto en el momento de su entrega, pero la verdad es que es una dinámica que hemos echado de menos con otras plataformas. Al fin y al cabo, es doblemente ventajosa: a Valve le permite sondear cuántas unidades necesita fabricar para una primera hornada y sus clientes no se desesperan por ir a comprarla y no encontrarla.

¿El problema? Que Steam Deck pinta tan bien que las primeras reservas volaron en un visto y no visto. Esto ha hecho que Valve se haya visto obligada a abrir reservas para el año 2022, aunque estamos convencidos de que podrán encontrarse unidades en reventa por bastante más dinero del original.

Lo que sí resulta curioso es que la compañía se haya lanzado a fabricar una videoconsola a nivel masivo en plena época de escasez de chips, ¡de ahí las dudas que acompañan al momento del supuesto lanzamiento!

Si todo va bien, en diciembre de 2021 empezarán a entregarse estas maravillas, aunque su penetración en el mercado, nos tememos, será lenta. Eso sí, si Steam Deck hace las cosas bien puede convertirse en todo un referente en un abrir y cerrar de ojos. Nosotros ya tenemos los dientes largos tras ver los primeros vídeos, ¡ojalá se confirme que esta videoconsola es tan apetecible como nos la pintan!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here